Fotografía: PNUD Guatemala/Fernanda Zelada

Por Daniel Saquec, Asesor Técnico Principal del Programa Maya, un programa interagencial de las Naciones Unidas: OACNUDH, UNICEF y PNUD.

La pobreza extrema golpea de forma directa a las pueblos indígenas en valores de casi el doble, en relación a la población no indígena en Guatemala. La realidad histórica sigue afectando profundamente a dichos pueblos, excluyéndoles del pleno ejercicio de sus derechos que incluye la participación política.

De igual forma, la configuración de una unidad nacional se ha visto obstaculizada para que refleje, en su justa medida y con su plenitud de valores, la rica sociedad pluricultural de Guatemala. Asimismo, la organización político-administrativa del Estado guatemalteco continúa manteniendo un carácter que reproduce la desigualdad, exclusión y discriminación.

Los pueblos indígenas y mujeres indígenas en Guatemala –Maya, Xinka y Garífuna- han demandado mayor participación y representación política en el sistema político guatemalteco que promueva el fortalecimiento de la democracia, lo cual hasta el momento sigue siendo una demanda histórica que requiere de la voluntad política e involucramiento de todos los sectores de la sociedad.

Con el propósito de contribuir a la construcción de un Estado Pluricultural, y fortalecer el pleno ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas en Guatemala en los sistemas de Justicia, Educación y Político, se diseñó e implementó la Fase II del Programa Maya Conjunto de 2013 a 2017 y en gestión una Fase de seguimiento para 2018 al 2020.

Es un Programa Conjunto del Sistema de Naciones Unidas en Guatemala, en el que participan: el Gobierno de Guatemala a través de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia –SEGEPLAN- y tres agencias del Sistema de Naciones Unidas: a) La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos -OACNUDH-, b) El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia -UNICEF-, c) El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD-, con la cooperación del Gobierno de Noruega.

Cabe destacar la participación de las Comunidades, organizaciones, autoridades y mujeres indígenas quienes han participado activamente en el ejercicio y demanda de sus derechos; por otra parte, la participación de las instituciones estatales por avanzar en el cumplimiento de los derechos de los pueblos y mujeres indígenas, así como, en el cambio de la cultura jurídica y política para que cada día sea incluyente y pluricultural.

Los resultados obtenidos, desde el enfoque de derechos humanos y de los pueblos indígenas, durante las dos fases del Programa Maya desde el año 2009 cuando inició todo el proceso, han generado condiciones para el incremento del ejercicio de los derechos por parte de los titulares de derechos y el incipiente, pero importante cumplimiento por los portadores de obligaciones, los cuales apuntan hacia cambios importantes en el país, en el mediano y largo plazos.

El Programa Maya ha sido particularmente eficaz en empoderar a las mujeres indígenas para que demanden sus derechos ante los sistemas de Justicia, Educación y Político y se posicionen en sus organizaciones para el ejercicio del diálogo e incidencia política por sus derechos a nivel comunitario, municipal y nacional, desde su identidad y cosmovisión propia.

Además, es importante compartir que desde el Programa se brindó asesoría técnica y acompañamiento al Ministerio Público (MP) en el diseño y la implementación de la Política sobre el Acceso de los Pueblos Indígenas, en 2017. También se impulsaron cambios en las políticas públicas del ministerio de Educación que favorecieron el acceso a la educación de la niñez indígena.

Se contribuyó a la creación de la Unidad de Equidad de Género con pertinencia Cultural y Protección Integral de la Niñez, así como, a la conformación y articulación de demandas multisectoriales a nivel nacional y de mancomunidades, en particular, en el impulso de de la Política Nacional de Desarrollo Rural Integral (PNDRI). Iniciativas como el Programa dan muestra que juntos, construyendo alianzas es como alcanzaremos el logro de un mundo inclusivo y sostenible.

Y parafraseando una cita del Popol Wuj, esperamos que nuestro esfuerzo con el Programa Maya Conjunto fortalezca el enfoque de derechos humanos de los pueblos y en especial los de los pueblos y mujeres indígenas, para que no haya un grupo, ni dos grupos entre nosotros que se quede atrás de los demás.

Icon of SDG 05 Icon of SDG 10 Icon of SDG 16 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Guatemala 
Ir a PNUD Global