Usos Productivos de la Energía Renovable en Guatemala

¿De que se trata el proyecto?

aguaEl proyecto determinó que el país disponía de un potencial hidroeléctrico de 10 GW. Foto de Silvia Ma. Aragon. PNUD Guatemala.

 

El proyecto Usos Productivos de la Energía Renovable en Guatemala se implementó de agosto del 2007 a marzo del 2013 con el objetivo de promover la energía renovable en comunidades donde el valor de los bienes locales se beneficiara del uso de la energía renovable.  El proyecto partió  de la necesidad de vincular el potencial del país en materia de energía renovable con los esfuerzos nacionales para reducir la pobreza, impulsar el desarrollo rural y proteger los recursos naturales, a manera de integrar la energía sostenible como insumo fundamental en el proceso productivo. 

Objetivo

El proyecto tuvo como objetivo eliminar las barreras para la adopción de las Tecnologías de Energía Renovable (TER) mediante proyectos hidroeléctricos de pequeña escala para la promoción de usos productivos de la energía en las áreas más pobres y vulnerables del país.  

El objetivo ambiental global era reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de Guatemala mediante la promoción de usos productivos de energía renovable con beneficios para el desarrollo rural.  

El objetivo de desarrollo del proyecto fue la utilización de recursos energéticos renovables de origen autóctono ligados con un desarrollo ambientalmente sostenible y la reducción de la pobreza en las zonas rurales.

Cobertura

El proyecto se llevó a cabo en los departamentos de Alta Verapaz, Baja Verapaz, Quiché, San Marcos y Huehuetenango, regiones que a partir de los estudios realizados por la Fundación Solar, socio ejecutor, demostraron mantener una alta correlación entre los crecientes índices de pobreza, bajos índices de electrificación y con un alto potencial de producción energética.  Se determinó además que el 29% de la población más fuertemente afectada por el conflicto armado interno correspondía a la región.

Las áreas del proyecto abarcaron aproximadamente 32,000 km2, al límite de la frontera noroeste con México.   La población era mayoritariamente Maya, incluyendo poblaciones Q’anjob’al, Jakalteko, Chuj, Mam, Ixil, Q’eqchi, Poqomam, K’iche y Kaqchikel.   

Ejecución y Rol del PNUD

El proyecto fue financiado por el Fondo de Medio Ambiente Mundial –FMAM- (GEF por sus siglas en inglés) y ejecutado por Fundación Solar, quien tuvo a su cargo facilitar los procesos y desarrollar las actividades con las comunidades a través de una unidad de gestión del proyecto.  

El PNUD fue la agencia implementadora del proyecto, acompañando a Fundación Solar y brindando apoyando institucional, técnico y administrativo, así como el apoyo teórico, de conocimientos y buenas prácticas.   

El PNUD trabaja de la mano con los Estados miembros del FMAM facilitando la identificación, formulación y ejecución de proyectos en las esferas de biodiversidad, cambio climático, aguas internacionales, degradación de la tierra, capa de ozono y contaminantes orgánicos persistentes.  Los proyectos vinculan los desafíos ambientales de alcance local, nacional y mundial, a la vez que promueven medios de vida sostenibles.  El Fondo para el Medio Ambiente Mundial –FMAM- (GEF por sus siglas en inglés) es un mecanismo financiero independiente que otorga donaciones a países que reúnen los requisitos para proyectos que generan beneficios para el medio ambiente mundial.

¿Cuáles son los desafíos?

panel solarEl PNUD promueve el uso productivo de la energía renovable. Foto de silvia ma. aragon. pnud guatemala.


Estudios realizados en el 2002-2004 revelaron que el promedio diario de ingreso por familia en los departamentos de Alta Verapaz, Baja Verapaz, San Marcos, Huehuetenango y Quiché era de USD1 por día o aproximadamente Q.230 por mes, colocando a la región bajo la línea de extrema pobreza.  

La economía local estaba basada principalmente en el cultivo de maíz, frijol, café, cardamomo y vegetales.  De los cinco departamentos identificados, Baja Verapaz, Huehuetenango y Alta Verapaz se encontraban entre los cuatro departamentos del país con mayor proporción de tierras aptas para la producción forestal, y tres, Alta Verapaz, Quiché y Huehuetenango eran aptos para captación de agua.  

El patrón de consumo de energía se encontraba muy por debajo del promedio nacional.  La cobertura de la red eléctrica en la región era de 71% pero únicamente el 51% en las áreas rurales, y el consumo primario de energía provenía del uso de la leña.  Por otro lado, se determinó que las personas que no poseían servicio de electricidad pagaban de 6 a USD8 para iluminación mediante candelas, lámparas de queroseno, plantas diesel y que ello representaba alrededor del 40% de sus ingresos totales.  Además, el uso de leña para cocinar afectaba la salud de la familia, principalmente de las mujeres.

Al mismo tiempo, se determinó que el país disponía de un potencial hidroeléctrico de 10 GW, de los cuales 5 GW podían desarrollarse con proyectos hidroeléctricos de pequeña escala con impactos ambientales mínimos.  Además, el país disponía de otros recursos de energía renovable como la solar, 5 kWh/m2/día promedio anual; geotermia 100 MW y energía eólica 200 MW.

Ante las necesidades y el alto potencial identificados, el Gobierno de Guatemala solicitó al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD- la preparación de un proyecto de asistencia técnica para ser sometido al Fondo de Medio Ambiente Mundial –FMAM- (GEF por sus siglas en inglés).   El proyecto brindaba además la oportunidad de reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero y de contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, particularmente el No. 7 que consiste en integrar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y programas del país, y revertir la pérdida de los recursos naturales.

Resultados



Manual de buenas prácticasDoce fichas técnicas conforman el Manual de Buenas Prácticas que sintetizan la metodología de trabajo participativo.Foto silvia ma. aragon. pnud guatemala.

A través de una ruta de abordaje integral que tomó en cuenta las necesidades de cada población evaluada, y basada en una relación de alianza, confianza y respeto entre los socios comunitarios y municipales, se alcanzó con éxito el sentar las bases y condiciones para el uso de las tecnologías de energía renovable. 

Desarrollo y Promoción de Tecnologías para usos productivos de energía fuera de la red de suministro

Se identificaron 23 sitios potenciales en los cinco departamentos donde el proyecto operó, con una capacidad de producir 26,663.5 Kw a través de centrales hidroeléctricas aisladas de diferente escala, muestro del alto potencial para el uso de esta tecnología en el país.  En 16 de ellos se realizaron perfiles técnicos, y en siete estudios de prefactibilidad. 

Los resultados se lograron tras un proceso de organización comunitaria, capacitación técnica, administrativa y empresarial.

Construcción de tres micro centrales hidroeléctricas

El Gobierno de Japón donó los fondos en convenio con el Gobierno de Guatemala para financiar la construcción de tres micro centrales hidroeléctricas en Alta Verapaz, en los municipios de Chahal, sirviendo a 11 comunidades; Cahabón sirviendo a tres comunidades; y Panzós, sirviendo a nueve comunidades.  En conjunto, estas producen 416 Kw y cuentan con 888 usuarios activos.

Ampliación de redes de distribución

Se amplió la red de distribución de la Micro Central Hidroeléctrica Chel en Quiché, la cual originalmente brindaba servicio a tres comunidades y 300 usuarios, extendiéndose a siete comunidades con más de 1,200 usuarios nuevos para un total de diez comunidades y 1,500 usuarios de energía.     

Pico centrales hidroeléctricas, un potencial para suministrar energía a hogares cuando no es posible construir instalaciones   

El proyecto implementó una experiencia piloto instalando tres pico centrales hidroeléctricas: dos en Baja Verapaz y una en Alta Verapaz, utilizando la corriente de agua de pequeñas quebradas que generan 198 watts cada uno y proveen suficiente energía para iluminar una casa pequeña o para hacer funcionar aparatos como radio, televisor y para cargar celulares.  Esta tecnología podría ser utilizada para proveer energía a hogares en sitios en los que la fuente de agua no permite la construcción de instalaciones más grandes.

La implementación ha permitido a las comunidades iniciar nuevas actividades productivas como la elaboración de pan, barberías, carga de celulares, y a mejorar procesos de procesamiento agrícola por ejemplo con secadoras de cardamomo que funcionaban con ventiladores movidos con diesel, además de brindar servicios con valor agregado como las tiendas de consumo básico que ahora venden productos lácteos, carne de pollo, helados y salas de cine substituyendo las plantas diesel. 

Estos logro son un ejemplo claro del trabajo comunitario en la adopción de tecnologías de energía renovable como una alternativa para contar con energía de manera eficiente y sostenible.  

Además de la energía hidráulica, el proyecto promocionó otras tecnologías como biodigestores, sistemas fotovoltaicos y estufas eficientes de leña, todas con resultados positivos para contar con fuentes de energía limpia.

Portafolio de proyectos hidroeléctricos con potencial de conexión a la red nacional, un potencial para los planes municipales de desarrollo

Se identificaron 14 sitios aptos para la generación de energía equivalentes a alrededor de 29.351 MW que pueden ser inyectados a la red nacional de electrificación. De ellos, se llevaron a cabo siete estudios de pre-factibilidad y cuatro estudios de análisis de capacidad empresarial.  Al final de proceso, se cuenta con 12 estudios dirigidos al desarrollo de instalaciones para la producción de energía renovable conectada. Aunque no se implementó ninguna central, muchos de los proyectos identificados son de índole municipal, lo que promueve la apertura de espacios para la inclusión de proyectos en los planes de desarrollo locales. 

Gestión Sostenible de los recursos naturales y energéticos en las cuencas de los ríos, un manejo integrado de cuencas

La sostenibilidad de un proyecto hidroeléctrico depende de las prácticas de manejo adecuado de las cuencas río arriba y del manejo integrado de microcuencas. Además de garantizar un suministro constante de agua y electricidad, el manejo integrado ayuda a proveer un gran número de bienes y servicios ambientales a las comunidades, incluyendo fuentes de alimentos, leña, madera y plantas medicinales. 

Para ello, el proyecto promovió prácticas de gestión integradas mediante el desarrollo de planes de acción participativos, la facilitación de la organización comunitaria y la implementación de acciones de corto plazo como la reforestación y manejo y conservación de suelos.  La sostenibilidad de estas acciones se consolidó a través del involucramiento de las autoridades locales y el fortalecimiento de capacidades técnicas y de gestión de las organizaciones comunitarias. 

Replicación del proyecto

Ruta de proyecto, de la identificación de necesidades a la gestión del financiamiento y ejecución

Más allá del número de tecnologías desarrolladas, el proyecto trazó exitosamente una ruta de proyecto, y con ello, una metodología a seguir para el desarrollo participativo de proyectos a nivel comunitario.  La experiencia paso a paso fue recogida en una Series Técnicas que conforman el Manual de Buenas Prácticas para proyectos con energía renovable para fines productivos. 

Manual de Buenas Prácticas, una metodología para la elaboración de proyectos participativos

El Manual de Buenas Prácticas está conformado por 12 series técnicas que sintetizan la metodología de trabajo en los diferentes componentes del proyecto y de acuerdo a las distintas tecnologías de energía renovable promovidas durante el proyecto. 

Financiamiento

Fondos US$
GEF y Co-financiamientos 14,150,000

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Guatemala 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe