El derecho a reencontrar y reencontrarse

Historia de éxito: Bonifacio Ceto

 

A los 6 años de edad, a Pedro ya lo mandaban a comprar cosas para el hogar a las tiendas vecinas en Nebaj, Quiché. Su madre, Lucía, le pidió en una ocasión que fuera a comprar ocote, los trozos de madera utilizados para avivar fuegos, a la tienda de doña Rosa. Pedro fue a la tienda, pidió el ocote y la tendera le dijo algo que lo impresionó: “Lucía no es tu mamá”. Lo mismo ocurrió otro día cuando fue a comprar a la tienda de doña Petrona, otra vecina: “Ella no es tu mamá. Tu mamá no es de aquí. Tú eres de otro lado”.

Pedro, como era de esperarse, se vio afectado. Incluso regresaba llorando a su casa, a decirle a Lucía que la gente le decía que ella no era su mamá. Pero no recibió explicaciones y así pasó el tiempo.

Un par de años después, Pedro empezó a notar que su papá, llamado Pedro también, no lo trataba igual que a su hermano mayor. Si su hermano, Virgilio, le pedía unos zapatos a su padre, los recibía. A Pedro, en cambio, solo su mamá le compraba ropa.

La mayor diferencia que vivió Pedro fue cuando su familia tuvo que mudarse a vivir en una finca por complicaciones económicas. Los padres hicieron los trámites de traslado en la escuela para que Virgilio, ya en sexto primaria, pudiera continuar sus estudios. A Pedro solo le dijeron “ya no vas a ir a la escuela”.

“Me dolió tanto”, dice Pedro. “Fui detectando las diferencias y empecé a tener curiosidad. ¿Por qué? ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué tengo yo que no tiene él?”. La confusión y dudas de Pedro fueron aumentando la tensión con su hermano, al punto que en un momento de pelea Virgilio le dijo: “Ellos no son tus papás. Son mis papás pero no son tuyos”. Pedro apenas superaba los diez años de edad.

Aspectos destacados

  • El enfrentamiento armado interno de Guatemala dejó un saldo de más de 200 mil víctimas y más de 45 mil desaparecidos, entre ellos, alrededor de 5 mil niños. Un 93% de las atrocidades fueron perpetradas por el ejército.
  • A raíz de la firma de los Acuerdos de Paz, Guatemala realiza esfuerzos para promover y garantizar los derechos a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas del conflicto armado.
  • La Liga Guatemalteca de Higiene Mental, uno de los socios del Programa de Acompañamiento a la Justicia de Transición (PAJUST), apoya a familias guatemaltecas separadas durante el enfrentamiento armado interno a reencontrarse.

Pasaron los años y Pedro decidió averiguar si era cierto que Pedro y Lucía no eran sus papás. Incluso se fue acercando a organizaciones que buscan niños desaparecidos durante el conflicto armado en Guatemala (1960-1996). “Yo decía ‘Quiero saber la verdad’ y me propuse conocer la verdad”.

Cuando ya tenía 21 años, Pedro conoció a trabajadores de la Liga Guatemalteca de Higiene Mental, una organización que fomenta la atención de la salud mental y que desarrolla investigaciones relacionadas con la situación de la niñez en Guatemala, en particular por todo lo ocurrido durante las últimas décadas en el país.

El trabajo de seguimiento tomó varios años. A Pedro le daban informes de algunos indicios y avances, pero fue hasta cuando tenía 25 años que le confirmaron de la Liga Guatemalteca de Higiene Mental que en la aldea Sajsiban, en Nebaj, Quiché, ubicaron a una familia que estaba buscando a alguien con las características y edad de Pedro.

Lo prepararon con apoyo psicológico para el encuentro. Y llegó el día en el que Pedro se reencontró con su papá y su familia. “Le di un abrazo a mi papá. Había mucha gente y todo. Se acercaron mis hermanas”, relata. Conoció además a su abuela. Pedro habló con su papá y su familia durante la noche, lo que le permitió, además de reencontrarse con su familia, reencontrarse consigo mismo.

“Gracias a esto hoy sé que soy de origen del cantón Chabyac, de la aldea Sajsiban, Nebaj”. Pedro, cuyo nombre de nacimiento es Bonifacio, también entendió qué le pasó a su mamá.

Su padre le explicó que, cuando Bonifacio tenía seis meses de edad, el Ejército llegó a la aldea. Eran tiempos del conflicto armado y los líderes comunitarios ya habían sido secuestrados y asesinados. Los familiares de Bonifacio salieron de su casa por la noche y decidieron huir para refugiarse en la montaña. Entre la oscuridad y perseguidos por tropas militares, la familia se separó y tomaron caminos distintos. Bonifacio iba cargado por su mamá, en un rebozo en la espalda, cuando fueron alcanzados. A su mamá le dispararon por detrás y cayó sin vida. Bonifacio, ileso, fue llevado a un destacamento militar y luego dado en adopción.

Bonifacio conoció además dónde mataron a su mamá. “Llegamos al lugar, saqué mi candela, la prendí y me puse de rodillas. Y lloré porque conocí el lugar donde habían matado a mi mamá. Cinco balazos le dieron”, dice.

“Ahora me siento satisfecho por lo que hice. Uno tiene que conocer la verdad para controlar ese dolor”, explica Bonifacio cuando recuerda las dificultades emocionales durante su niñez y adolescencia. “Por ejemplo, cuando salí de la escuela, cuando me gradué de básico, pues yo hubiera preferido un abrazo. Recibirlo de papá y mamá, con eso bastaría”.

“Es importante que todos los guatemaltecos conozcamos parte de nuestra historia. Porque muchos tapan esto con el dedo y dicen que no pasó nada. Tenemos ese derecho (a la verdad), pero también esa obligación de informarnos”, dice. “Hay familias que no han podido encontrar a sus familiares hasta el momento. Yo insto a que sigan adelante. Sí se puede encontrar la verdad”.

“Conocer la verdad acerca del enfrentamiento armado interno es un derecho de las víctimas y también de la sociedad guatemalteca en general. La historia de Bonifacio nos demuestra cómo la verdad puede ayudar a sanar las heridas del pasado”, agrega Lucy Turner, coordinadora del Programa de Acompañamiento a la Justicia de Transición (PAJUST).

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Guatemala 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe