Conservar los manglares para el desarrollo sostenible

26-jul-2017

Periodistas, reporteros y camarógrafos participan en Gira Periodística del Mangle 2017. Foto: Paola Foncea/PNUD

Guatemala, 20 y 21 de julio 2017.- Cada 26 de julio se conmemora el Día Internacional en Defensa del Ecosistema Manglar y en el marco de este día se realizó la “Gira Periodística del Mangle 2017” con el objetivo de socializar la importancia de este ecosistema para el desarrollo y bienestar socioeconómico de las comunidades locales. Esta iniciativa fue desarrollada por el Instituto Nacional de Bosques (INAB) con el apoyo del Proyecto “Conservación y Uso Sostenible de la Biodiversidad en Áreas Protegidas Marino Costeras”, como una estrategia para sensibilizar a la población guatemalteca sobre el cuidado y uso sostenible del bosque manglar.    

Gira Periodística del Mangle 2017: una estrategia para crear conciencia ambiental 
Socializar la importancia del ecosistema manglar a través de acciones concretas en pro del fomento de su uso sostenible, conservación y desarrollo socioeconómico de las comunidades circunvecinas a este ecosistema, fue el objetivo principal de la Gira Periodística. 

Durante la Gira se realizó un recorrido por algunas áreas de manglares del Litoral del Pacífico para conocer los beneficios que el ecosistema brinda a las poblaciones locales de las comunidades: Blanca Cecilia ubicada en Iztapa, Las Mañanitas en Chiquimulilla y Monterrico en Taxisco. También se dieron a conocer las Mesas Locales de Mangle que impulsan la gobernanza local, reforestaciones de mangle en zonas donde se ha perdido cobertura forestal, realizan monitoreos para evitar la tala ilícita en conjunto con agentes de la División de Protección de la Naturaleza (DIPRONA) y realizan charlas sobre la importancia de los Manglares y temas ambientales enfocados en estudiantes y personas de las comunidades. 

En esta gira participaron 16 representantes de diferentes medios de comunicación impresos, digitales, televisivos y radiofónico como Nuestro Diario, EcoCienciaGt, Publinews, Radio Nuevo Mundo, Canal Plus, La Hora, entre otros.

El Ecosistema Manglar: proveedor de vida en las costas de Guatemala
En el Litoral Pacífico y el Caribe de Guatemala, los bosques manglares emergen con sus bellos paisajes. Las principales especies existentes en el país son el Mangle Rojo seguido por Mangle Blanco, Negro o Madresal y Botoncillo representando una superficie de 25,089 hectáreas (INAB-CONAP, 2012). 

Este ecosistema es muy importante ya que genera servicios ecosistémicos esenciales, representa el hábitat de una gran diversidad de flora y fauna. Entre sus raíces se refugian peces y crustáceos y entre sus ramas anidan aves.  Son los únicos bosques del mundo que defienden a las comunidades de tormentas, huracanes o ciclones. Mejoran la calidad del agua y generan oxígeno. Son de los ecosistemas más productivos del mundo y brindan sitios de alimentación, protección y crianza para especies de valor comercial que benefician a los pescadores.

A pesar de los beneficios que brindan estos ecosistemas, las amenazas que enfrentan son grandes. Actividades humanas como la tala del mangle para la construcción o para leña, la contaminación, la invasión o cambio en el uso del suelo de zonas de mangle, las prácticas inadecuadas en la pesca y la extracción no sostenible de sal. 

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 14 busca conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible. Siendo los manglares un ecosistema marino costero tan representativo del Litoral Pacífico y reconociendo que se ha visto en peligro debido a las amenazas que enfrenta, se realizó la Gira Periodística del Mangle 2017. 

Trabajando para la conservación del Bosque Manglar
El INAB cuenta con diferentes estrategias para conservar el Ecosistema Manglar en Guatemala, algunas actividades son:

  • Programa de Incentivos Forestales: INAB impulsa la conservación de las áreas manglares en todo el país con un total de 5,231.59 hectáreas, invirtiendo más de 4.2 millones de quetzales en la protección de este ecosistema.  
  • Programa de Incentivos para el Establecimiento, Recuperación, Restauración, Manejo, Producción y Protección de Bosques (PROBOSQUE): Un programa que busca conservar y restaurar el bosque manglar en áreas de reserva de la nación a favor de comunidades y personas individuales, con el objetivo de ampliar las áreas de protección y recuperar aquellas en donde bosque se ha perdido.
  • Viveros forestales comunitarios: INAB en conjunto con el Instituto Privado de Investigación Sobre Cambio Climático (ICC) y el apoyo de las comunidades, promueven reforestaciones en áreas estratégicas del Litoral Pacífico para conservar los bosques de mangle naturales. 
  • Mesas Locales de Mangle: Actualmente se han formado 10 mesas, nueve en el Litoral Pacífico y una en Izabal. Son espacios de participación que involucran a gobiernos locales, iniciativas privadas, comunidades, instituciones interesadas en la conservación de este ecosistema. 
  • Investigación del Ecosistema Manglar: Con el fin de conocer la dinámica de crecimiento de los bosques por medio de parcelas permanentes de muestreo forestal. El Proyecto “Conservación y Uso Sostenible de la Biodiversidad en Áreas Protegidas Marino Costeras” ha impulsado esta red y buscando la institucionalización de una metodología de medición oficial.
  • Control y Monitoreo: Para evitar la tala ilegal del mangle. Esta actividad se realiza en conjunto con las municipalidades y DIPRONA; algunos patrullajes interinstitucionales han sido apoyados por el Proyecto.
  • Fortalecimiento de capacidades: Se imparten cursos y talleres dirigidos a los técnicos institucionales con el apoyo del Proyecto, con énfasis en proveer conocimientos y herramientas para disminuir las amenazas que enfrenta este ecosistema.

El Proyecto “Conservación y Uso Sostenible de la Biodiversidad en Áreas Protegidas Marino Costeras” es implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ejecutado por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés).