Mensaje del Secretario General sobre el Día Internacional de la Madre Tierra

22-abr-2016

 

El Día Internacional de la Madre Tierra constituye una oportunidad para poner de relieve la interdependencia entre las personas y la sorprendente variedad de especies con las que compartimos nuestro planeta. La celebración de este año alumbra la esperanza de un futuro mejor para todos.

En este día, representantes de más de 170 países se reúnen en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York para firmar el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Este pacto histórico, junto con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, tiene la capacidad de transformar nuestro mundo. La fuerza insuflada por tantas firmas en un día envía un claro mensaje de solidaridad y determinación. Ahora debemos dar rienda suelta al ingenio humano en toda su magnitud, garantizar un crecimiento con bajas emisiones y aumentar la resiliencia al cambio climático.

Es esencial que nuestros dirigentes ejerzan su liderazgo en este ámbito, pero cada uno de nosotros tiene una función que desempeñar. Por ejemplo, podemos tomar decisiones para usar la energía eficientemente, poner freno al derroche de alimentos, reducir nuestra huella de carbono y aumentar nuestras inversiones sostenibles. Las pequeñas acciones, multiplicadas por miles de millones, producirán cambios drásticos, reforzarán el Acuerdo de París y nos encaminarán hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El tema del Día de la Tierra de 2016, “Árboles para la Tierra”, pone de relieve perfectamente esta idea. Tal vez un árbol por sí solo no parezca gran cosa, pero Earth Day Network tiene previsto plantar en los próximos cinco años 7.800 millones de árboles, cada uno de los cuales absorberá CO2 perjudicial de la atmósfera, almacenará agua y filtrará agentes contaminantes en beneficio de toda la humanidad.

Al igual que cada árbol cumple su función en la biosfera, también deberíamos hacerlo nosotros como seres humanos que nos preocupamos por nuestro planeta y todos los seres vivos que en él habitan. Podemos construir un futuro distinto si respetamos a la Madre Tierra e invertimos en ella.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Guatemala 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe