Fotografía: PNUD Guatemala/Odeth Alvarado

En el mundo hay alrededor de 1.000 millones de voluntarias y voluntarios, que dedican su tiempo, sus aptitudes y su dedicación a hacer de él un lugar mejor. Suelen ser quienes primero actúan en momentos de crisis, crean vínculos sociales y dan voz a los grupos marginados y vulnerables y, como destaca el tema de este año, ayudan a crear comunidades resilientes, al dotar a sus miembros de medios para afrontar los desastres naturales, la inestabilidad política, las perturbaciones económicas y otras presiones.

En Malawi, las voluntarias y voluntarios de las Naciones Unidas han trabajado como intérpretes y conectado así a las personas refugiadas con las instituciones que prestan asistencia. En Sri Lanka, han contribuido al desarrollo de un proyecto para empoderar a las mujeres y la juventud a fin de que participen en las iniciativas de consolidación de la paz. En Tuvalu, han colaborado con el Ministerio de Salud para proteger mejor a las comunidades frente a la tuberculosis y el VIH/sida.

Por su diversidad de funciones y su dinamismo en la promoción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el voluntariado merece recibir un apoyo firme de los Gobiernos y otras partes interesadas. En este Día Internacional, doy las gracias a las voluntarias y voluntarios por sus esfuerzos para no dejar a nadie atrás.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Guatemala 
Ir a PNUD Global