Fotografía: PNUD Guatemala / Juan Luis Sacayón

 

La destrucción de los ecosistemas es una realidad a la que nos enfrentamos, y durante décadas esto ha venido en aumento. Con la pérdida de las condiciones necesarias para su vida, han desaparecido diversas especies de animales y plantas, otras muchas están en peligro de extinción. De los recursos naturales que proveen los ecosistemas depende no sólo el desarrollo humano, sino la supervivencia misma, ellos proveen los alimentos y el agua para la vida.

Cuando explotamos los recursos naturales sin control, y consumimos cosas que descartamos fácilmente sin preguntarnos a dónde van sus residuos, estamos comprometiendo nuestra propia calidad de vida y también la de futuras generaciones. No hace falta ir muy lejos para encontrar un río contaminado o casi seco, o un basurero clandestino, ni tampoco es necesaria una época lluviosa bien establecida, con las primeras lluvias tenemos problemas, inundaciones que afectan a muchas personas, incluso cobrando vidas.

El informe de desarrollo humano 2020[1], señala que nos enfrentamos a un proceso de cambio sin precedentes provocado por la actividad humana, incluso que estamos frente a una nueva época geológica: el Antropoceno, la era de los seres humanos, y plantea que el mayor riesgo para nuestra supervivencia somos nosotros mismos. El prólogo afirma: “Para sobrevivir y prosperar en esta nueva era, debemos trazar una nueva senda del progreso que respete los destinos entrelazados de las personas y el planeta”.

De acuerdo con el Primer reporte de evaluación del conocimiento sobre cambio climático en Guatemala[2], es muy probable que los ecosistemas muy húmedos y húmedos del país se transformen en ecosistemas secos y muy secos, generando cambios en los bienes y servicios que proveen a la sociedad. El mismo informe cita que se han registrado cambios en la distribución de especies, que se han “mudado” hacia condiciones climáticas más propicias y que algunas especies han desaparecido en regiones donde antes eran abundantes.

La celebración del Día Mundial del Medio Ambiente 2021, invita a restaurar los ecosistemas, bajo el lema “Reimagina, recrea, restaura”, campaña en la que todos podemos participar y contribuir a recupera la vida sobre nuestro planeta. El momento de actuar es hoy, haciendo pequeños cambios a nivel personal e influyendo también a nivel colectivo, por ejemplo: utilizar menos plástico llevando tus bolsas al mercado y el supermercado, llevar tu termo con agua o tu vaso de café para rellenar, depositar la basura en lugares adecuados, clasificar la basura de tu casa, comprar productos de marcas que garantizan el buen uso y aprovechamiento de recursos naturales, etc.

Con la restauración de los ecosistemas se busca, mediante diferentes enfoques y herramientas, recuperar los ecosistemas, promoviendo la reversión de los daños ocasionados, haciéndolos más saludables. Este Día Mundial del Medio Ambiente, arranca el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de Ecosistemas (2021-2030), definido como “una misión global para revivir miles de millones de hectáreas, desde bosques hasta tierras de cultivo, desde la cima de las montañas hasta las profundidades del mar[3].

Únete a la campaña: Reimagina.Recrea.Restaura. Se parte de la #GeneraciónRestauración.

 

[1] http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_2020_overview_spanish.pdf

[2] Carrera, J. L., Mosquera Salles, V., & Gándara, A. (2019). Diversidad biológica y ecosistemas terrestres. En E. J. Castellanos, A. Paiz-Estévez, J. Escribá, M. Rosales-Alconero, & A. Santizo (Eds.), Primer reporte de evaluación del conocimiento sobre cambio climático en Guatemala. (pp. 142–169). Guatemala: Editorial Universitaria UVG.

[3] https://www.un.org/es/observances/environment-day

 

 

Escrito por:

Lorena Córdova

Especialista en Cambio Climático y Desarrollo Sostenible

Icon of SDG 13 Icon of SDG 14 Icon of SDG 15

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Guatemala 
Ir a PNUD Global