Dibujos que exploran las emociones de sobrevivientes del enfrentamiento armado interno. Fotografía: PNUD Guatemala/Caroline Trutmann

Guatemala, 17 de septiembre 2020.- Debido a las medidas de contención, mitigación y restricción de la movilidad a causa de la COVID-19, desde el Proyecto Promoviendo la Integralidad de la Justicia de Transición, se ha implementado un componente de acción psicosocial remota para continuar con el acompañamiento a víctimas y sobrevivientes del enfrentamiento armado interno (EAI).

Desde las primeras semanas de confinamiento las y los especialistas del Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial (ECAP), vieron con pertinencia adoptar y adaptar de forma transitoria, acciones para continuar atendiendo a las y los sobrevivientes. Esto ha sido un desafío porque los grupos de sobrevivientes con los que se trabaja viven en comunidades rurales sin acceso a dispositivos electrónicos, internet y en algunos casos sin acceso a energía eléctrica.  

Una de las primeras medidas impulsadas fue la realización de cuñas radiales en idiomas mayas para informar sobre la COVID-19 y el cuidado a nivel individual, familiar y comunitario desde un enfoque psicosocial, de género, derechos humanos y pueblos indígenas. Asimismo, se estableció contacto vía telefónica con el grupo de sobrevivientes que participan en el Proyecto. Para ello, fue necesario elaborar protocolos específicos que permitieran garantizar la confidencialidad de la información y una atención de calidad, explica Elizabeth Pedraza del ECAP.  En esa línea, desde el ECAP se elaboró la Guía Base de Atención Psicosocial Vía Telefónica que contiene una serie de lineamientos básicos para esta nueva modalidad de atención a las sobrevivientes.

Si bien estas medidas alternativas están siendo importantes para continuar con el acompañamiento a las mujeres, sabemos que las llamadas telefónicas en ningún momento van a sustituir el contacto físico y los espacios grupales de atención psicosocial.  Esto porque se reconoce que es en los grupos de apoyo donde se entretejen de nuevo las relaciones, donde se entreteje el tejido social comunitario, señala Maudi Tzay del ECAP.

La Guía Base es una herramienta para orientar el trabajo de los equipos regionales a la hora de realizar las llamadas telefónicas y considera puntos como los siguientes:

-        Flexibilizar los horarios en los que las sobrevivientes puede comunicarse vía telefónica, mediante la identificación conjunta de horarios.

-        Más que una llamada se establecen procesos de escucha activa y espacios de conversación que permitan generar confianza.

-        Se busca la privacidad durante la atención, para asegurar la confidencialidad tanto para las personas sobrevivientes, como también para las personas que brindan los servicios.

-        Flexibilizar horarios en el caso de que el acceso a teléfono y electricidad sea limitado para las sobrevivientes.

-        Contar con personal especializado que hable los idiomas de las regiones atendidas.

La atención psicosocial ha sido una herramienta fundamental y un eje transversal en los procesos de búsqueda de la verdad, justicia y reparación implementados desde el Programa de Acompañamiento a la Justicia de Transición impulsados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) desde hace más de 10 años.  Actualmente, el trabajo del PNUD en esta área se enmarca en el Proyecto Promoviendo la Integralidad de la Justicia de Transición, que cuenta con el apoyo del Fondo para la Consolidación de la Paz de las Naciones Unidas (PBF, por sus siglas en inglés).

Icon of SDG 05 Icon of SDG 16 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Guatemala 
Ir a PNUD Global